Jordi Capelleras

  • Socio
  • VCARD
  • Áreas de práctica: Fiscalidad
  • Soy el socio principal del Departamento Fiscal de Fieldfisher-JAUSAS.

    Obtuve mi licenciatura en Economía y Ciencias Empresariales en la Universidad Autónoma de Barcelona en 1985, y he impartido clases sobre Fiscalidad Empresarial en la misma universidad durante 23 años. Durante varios años, fui especialmente activo en esa universidad, formando parte de los organismos del Departamento de Economía Empresarial, tanto en áreas científicas como organizativas.

    Empiezo mi carrera profesional en Coopers & Lybrand, pasando luego a Cuatrecasas, donde estuve durante 8 años y llegué a la categoría de Director del Departamento Fiscal, y, más adelante, en Pedro Brosa y Asociados hasta 2003, cuando fundé Miliners Abogados y Asesores Tributarios. En 2017, fusioné el equipo tributario de Miliners con JAUSAS.

    Además de administrar y coordinar el Departamento Fiscal de Fieldfisher-JAUSAS, que incluye especialistas en todos los campos de la fiscalidad, soy particularmente reconocido en las áreas de Inspección y Litigios Fiscales, donde, junto con mi equipo, he logrado un notable éxito defendiendo los intereses de mis clientes. Dispongo de amplia experiencia en consultoría empresarial, así como en fiscalidad de grupos familiares y sucesión de empresas, y fui uno de los primeros profesionales en estudiar la fiscalidad de figuras tributarias, como fideicomisos, no específicamente reconocidos por la ley española. Finalmente, gracias a mi capacitación general y amplia experiencia, he tenido la oportunidad de coordinar equipos multidisciplinarios, particularmente en los ámbitos de impuestos penales y de impuestos a la contabilidad, así como situaciones de insolvencia con implicaciones fiscales.

    A lo largo de mi carrera, he tenido la oportunidad y el interés de intervenir en proyectos de mejora legislativa en el campo de la tributación, habiendo participado, entre otros, en la reforma tributaria de la sucesión de empresas heredada que tuvo lugar a finales de los años noventa, y en los proyectos presentados por organizaciones empresariales para mejorar los incentivos de I+D. También soy autor de numerosos artículos, especialmente del trabajo "La Reforma Fiscal 2015", en el que coordiné un prestigioso equipo de profesionales. También remarco que, uno de los reclamos exitosos que coordiné, implicó la necesidad de reformar la tributación de los instrumentos de inversión, porque la regulación vigente hasta la resolución de dicho reclamo fue declarada inválida.